Intención de la MI para el mes de Octubre-2014

Intención de la MI para el mes de Octubre-2014

06 octubre, 2014 | La MI

Comparte:

Para que, con nuestro testimonio de vida,colaboremos en la tarea de consolara los que sufren por las diversas formasde pobreza.  Los contenidos del anuncio son muy importantes. Sin embargo, Maximiliano destaca el papel absolutamente central del testimonio y de la gracia divina que sostiene al misionero, al cual no le es suficiente la fuerza de sus argumentos para aliviar a la humanidad de la miseria y de la esclavitud que la afligen. Él es protagonista de un anuncio cristocéntrico, dado que desea transmitir el amor de Cristo hacia la humanidad, que a través de su muerte y de su resurrección, ha redimido. El santo polaco quiere vivir con gozo esta verdad, y también donarla, a través de la palabra y de la escritura. Pero este movimiento de evangelización parte de su ejemplo personal en la vivencia del Evangelio y también del ejemplo de sus hermanos que comparten la misma misión con él. Otro deseo de Kolbe es hacer comprender al hombre la importancia de la presencia de la Inmaculada en su existencia, la alegría que se siente por la presencia de una madre dispuesta a interceder, a ayudar y a donar su materna y tierna protección. 

 San Maximiliano nos da un testimonio radiante por su capacidad de participar e involucrarse profunda y rápidamente en los ambientes donde entra. Conoce a la gente, la escucha y es capaz de establecer con todos un diálogo sereno y constructivo, a través del cual trata de proponer soluciones reales a los problemas, y líneas de apostolado de considerable significado. Es de destacar su gran capacidad de escuchar al prójimo y de ir al encuentro de sus exigencias con sensibilidad y eficacia. Justamente esta acogida es determinante para la credibilidad de un apostolado respetuoso de los deseos e instancias del pueblo. La misión kolbiana se valoriza, por supuesto, gracias a que la Inmaculada es el modelo perfecto del ser humano. Sus virtudes son una expresión de la vida en Cristo del más alto nivel. Él presentará a la Virgen como un extraordinario ejemplo de discipulado. El testimonio del Padre Kolbe se enriquece con las motivaciones que lo impulsan a la misión: el deseo de anunciar el amor que Dios tiene por la humanidad, la obediencia a la Iglesia y al seguimiento de Cristo al estilo de Francisco. El santo polaco está animado por el deseo de transmitir a la gente la profundidad del amor divino, que se muestra también por la presencia maternal de la Virgen María. Su celo es tal que lo lleva a soñar con un apostolado sin límites ni barreras. El mártir franciscano, además, se siente interpelado en primera persona por la Iglesia y por el Santo Padre que, en los años de su vida terrena, invitan con determinación a los diferentes entes de la realidad eclesial a abrirse con generosidad a la dimensión misionera. Además, advierte como muy importante el ejemplo de san Francisco, que, a través de la Regla, pone la misión entre los elementos claves de la vida franciscana. Él mismo, de hecho, vive con una profunda y continua tensión misionera. 

 San Maximiliano es misionero porque ha sido un atento oyente de la voz de Dios, el cual  habla a su corazón, a través de la Iglesia y con el ejemplo del padre seráfico. Él es sensible a estas llamadas que vienen de Dios y responde con toda su generosidad y su compromiso, ofreceindo incluso en términos de obediencia, un espléndido testimonio que  embellece su actividad misionera. El ejemplo de Francisco, como dijimos, es particularmente esclarecedor. Es el modelo del misionero: su ejemplo, su Regla son altamente evangelizadores y permiten el máximo celo apostólico dirigido a la salvación y a la santificación de las almas (EK 299). Asimismo, en esta perspectiva, el mártir de Auschwitz entra plenamente en la tradición franciscana, que él desarrolla con su genial aporte. En definitiva, podemos decir que la vida del santo polaco sigue estas directrices, que pueden ser de gran ejemplo también para el franciscanismo contemporáneo. El testimonio de San Maximiliano se enriquece y se caracteriza por el ofrecimiento constante de su vida al Altísimo, que encuentra su culmen en el martirio. El sacrificio del Padre Kolbe no es el resultado de un momento de fervor, sino el resultado del ofrecimiento constante de su vida a Dios a través de la mediación de la Virgen. 

Para reflexionar– ¿Soy consciente de que mi testimonio es muy valioso para la humanidad que sufre?
– ¿Qué deseos animan mi evangelización?
– ¿Soy  portador de Cristo con mi estilo de vida?
– ¿Soy consciente de mi llamada a la misión en el contexto en el cual vivo?
– ¿Tengo  el deseo de anunciar y testimoniar el Evangelio con el corazón humilde de Francisco y de Maximiliano?